viernes, 23 de septiembre de 2016

A Tres Meses de Navidad


Se acerca la temporada festiva por excelencia, los niños soñando con el regalo especial, los padres preparando sus finanzas para lo que se viene, las tiendas viendo las tendencias de la época, las empresas separando dinero para aguinaldos,parece que la gente se olvida de lo esencial.

No es la fiesta en sí, no son los regalos, ni tampoco la cena, es lo que celebramos ese día.

Hace ya más de 2000 años un ángel le dijo a los pastores de Belén: "No temáis; porque he aquí os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo: que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es CRISTO el Señor" (Lucas 2:10-11).

Ese día no solo entraba un niño al mundo, sino el Salvador, Cristo el Señor.

El mundo había vivido esclavizado bajo el dominio del diablo, pero Dios envió lo más preciado que tenía como un regalo de amor al mundo para liberarlo.

Como dice en Juan 3:16: "Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna."

Enfilemos nuestro camino hacia la navidad no pensando en los regalos ni las celebraciones sino en el Salvador que vino para hacernos libres.