martes, 17 de diciembre de 2013

Llevando las Buenas Nuevas en Navidad

Llevando las Buenas Nuevas en Navidad


Siempre digo que las dos mejores épocas para compartir el Evangelio son Navidad y Semana Santa.

Mientras que Navidad es un tiempo de alegría porque celebramos el nacimiento de Jesucristo, Semana Santa es un tiempo de reflexión porque recordamos Su muerte por nosotros.

La gente está muy sensible en esas fechas para recibir el Evangelio.

Esto lo aprendí muy temprano en mi vida cristiana, en mi primera Navidad después de haber recibido a Jesucristo.

Yo me convertí a los 17 años, fui el primero en mi familia, por lo menos el primer conocido. Fue el 4 de Noviembre de 1979, el día que cambió mi vida, el día que Jesús entró en mi corazón.

Las Navidades eran un tiempo muy especial para mi familia, no reuníamos en la casa de mi abuelos maternos, el Papún y la Minita, quienes tenían 4 hijos y 12 nietos, siendo yo el mayor de ellos.

Ese día iba a ser especial, como nunca compré pequeños regalos para todos los que pude, y les iba a contar lo que pasó en mi vida.

En la mesa del comedor encontré la oportunidad, y me escucharon hablar de Jesucristo, algunos se reían, otros escuchaban, pero tuve la oportunidad de sembrar la buena semilla.

Ese día ninguno recibió a Jesús, pero a las pocas semanas mi querido abuelo nació de nuevo. Con los meses y años se fueron convirtiendo la mayoría de ellos.

34 años después varios ya están en el cielo, y otros sirviendo al Señor, falta alcanzar a algunos, pero se que la Palabra que sembré ese día seguirá produciendo su fruto.

Así que estas Navidades comparte las Buenas Nuevas a los tuyos, la Palabra sembrada nunca retorna vacía.

Feliz Navidad