lunes, 14 de diciembre de 2009

Cuida tu piel estas navidades

La Fangoterapia

http://by125w.bay125.mail.live.com/att/GetAttachment.aspx?tnail=3&messageId=6ca28b2b-e68d-11de-992f-00215ad88078&Aux=44|0|8CC48B155FB2150||

La Fangoterapia, es un tratamiento a base de arcillas seleccionadas, que ayuda a restablecer el equilibrio general y a mantener la piel mas joven. Por sus propiedades cosméticas ayuda a eliminar toxinas y depurar la piel.


¿Qué laboratorio podría reivindicar la paternidad de un remedio utilizable, al mismo tiempo en el tratamiento de la sinusitis, de la otitis, la úlcera o de los abscesos, que se revela tan eficaz para la consolidación de una fractura como para tonificar una columna vertebral deficiente, depurar la piel o limitar la extensión de un ataque febril, permitiendo así que el organismo se defienda mejor?.


La utilización de la arcilla se remonta a los albores de la humanidad. Antiguos documentos, algunos milenarios antes de nuestra era, manifiestan que los médicos egipcios de la época ya utilizaban esta tierra medicinal contra las inflamaciones y aplicaban los fangos calientes del Nilo para tratar deformaciones reumáticas.


http://by125w.bay125.mail.live.com/att/GetAttachment.aspx?tnail=2&messageId=6ca28b2b-e68d-11de-992f-00215ad88078&Aux=44|0|8CC48B155E6D600||

Por sus propiedades antisépticas, los embalsamadores la aplicaban para la momificación de los cuerpos. Primero maceraban el cadáver durante 70 días en un baño de sal, después de haberle retirado los intestinos y el cerebro. Luego impregnado de una arcilla especial y aceites antisépticos, lo revestían de fina bandas de tela.


A lo largo de los siglos, Avicena, Dioscórides, Galeno, Gandhi, entre otros, también preconizaron la arcilla en terapéutica. En Grecia, el célebre Hipócrates no la desdeñaba como remedio, bien para curar o aliviar el dolor. Incluso Plinio "el viejo" dedicó un capítulo de su obra La Historia Natural a esta materia.


Fue su utilización la que hizo célebre al abad Sebastián Kneipp quien, en el siglo XIX, después de haber aplicado arcilla sobre animales, particularmente caballos atacados de fiebre aftosa, empleó la arcilla en terapéutica humana con mucha prudencia. Ante los éxitos obtenidos, con "un poco de agua, un poco de tierra y algunas hierbas" Kneipp dedicó su vida a aliviar y curar a los seres humanos. En Europa, tuvo fieles seguidores, entre los más destacados figuran Luis Khüne, Adolfo Just, Julious Stumpf en Alemania y Dextreit, en Francia.


Actualmente, las prevenciones contra la arcilla se van disipando poco a poco y el número de los que aún la desconocen decrece día a día. La arcilla es el remedio de hoy, de mañana y de todos los tiempos, tan antiguo como el mundo, bien conocido por los animales e igualmente beneficioso para los vegetales y con un porvenir está asegurado como producto cosmético.


No puede hablarse de grandes remedios modernos sin haber apreciado antes este beneficio de la naturaleza, siempre a disposición de quien se esfuerza en descubrirlo y admitir su probada eficacia y por sobre todo experimentarlo.


Para una mayor información y para poder adquirir nuestro producto llámenos al teléfono 996517549